fbpx
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La importancia de sistemas de ventilación adecuados en residencias de ancianos

Resumen

Existen edificios y locales que, por sus ocupantes, tienen unas necesidades en sus sistemas de ventilación muy características. Es el caso de las residencias de ancianos, que deben de favorecer la sensación de hogar, reducir la contaminación interior y evitar cambios bruscos de temperatura.

Encontramos una legislación, el RITE (Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios), que dispone todo lo relativo al diseño e instalación de la climatización de estos edificios. Estas normativas que pueden cumplirse con sistemas de ventilación con recuperación, aportando el máximo bienestar y confort térmico a sus habitantes.

El RITE establece una escala según la funcionalidad de cada edificio, que debe alcanzarse para poder operar con normalidad. La categoría del IDA (Calidad del Aire Interior) será IDA 1 para hospitales, laboratorios y guarderías, con aire de óptima calidad. Las residencias de ancianos, en este caso, se encontrarían en IDA 2, buena calidad del aire, junto a museos, piscinas, oficinas o aulas de enseñanza.

Los sistemas de ventilación más adecuados para residencias de ancianos

Más allá de cumplir con las normativas, un centro geriátrico debe proporcionar a las personas mayores un ambiente de confort y salubridad. Diseñar el sistema de ventilación de estos lugares debe tener como objetivo el ayudar a estas personas a mejorar su sensación dentro del edificio.

Diferentes estudios han confirmado que la climatización y la arquitectura son grandes generadores de bienestar en las residencias de ancianos. Contar con sistemas de ventilación adecuados hará que experimenten una sensación hogareña y acogedora en estos centros.

Un buen ejemplo de sistema de ventilación que mejora la estancia en residencias de anciano es aquel que integra emisores de climatización con funcionamiento híbrido. Una bomba de aire – agua que se regula de forma automática e individual para emitir frío o calor según sea necesario.

Otra opción viable puede ser la utilización de radiadores de calefacción y refresco en estas residencias geriátricas. Además de aportar calor en invierno, reducen la temperatura en verano a contar con una instalación por encima del punto de rocío (aproximadamente 16º C).

Por último, existe la posibilidad de establecer emisores de tipo fancoil, que también se mueven entre el frío y el calor de una residencia de ancianos. La temperatura de agua sobre la que funcionan está entre 7º C y 16ºC, siendo esta la más recomendable para evitar la sensación de frío. Además, gracias a esta temperatura en el sistema de ventilación, se puede ahorrar hasta un 25% de la energía al no producirse condensación.

Lo más recomendable es optar por una solución que disponga de una climatización adecuada para todo el año. Con sistemas de ventilación así, se garantiza que la calidad del aire sea siempre óptima y la comodidad máxima, y que las residencias de ancianos se perciban como un verdadero hogar. Además, la factura energética agradecerá este cambio.

Como habrás visto, con los equipos y sistemas de ventilación aquí mencionados puedes mantener la temperatura de la residencia de ancianos más o menos constante en el tiempo. Se aporta así un ambiente cálido en los meses de invierno y dar un poco de frescor en verano, creando un entorno ideal para todos. Para cualquier duda, puedes ponerte en contacto con Air – in y te asesoraremos para mejorar tu proyecto.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia en nuestro sitio web.

× ¿Necesitas ayuda? Available from 08:00 to 19:00