fbpx
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿En qué consiste la ventilación mecánica?

Resumen

La ventilación mecánica es un sistema para renovar el aire de nuestra vivienda mediante un proceso sencillo acorde con la protección energética y el beneficio de la salud.

Entre ellas se encuentra que protege el ambiente doméstico de contagios externos. Para ello, lo mejor es la ventilación mecánica de doble flujo. Una variante que admite la redirección del aire de nuestro hogar con puntos de extracción y admisión del mismo.

Con la ventilación mecánica, la existencia o perdurabilidad de bacterias, insectos o humedades es infrecuente. Es óptimo para evitar que el aire de los habitáculos se sobrecargue y cueste respirar en ellos. También es importante decir que este mecanismo de renovación del aire está continuamente encendido y trabajando para potenciar la calidad en las estancias.

La ventilación mecánica siempre está en uso, pero su coste se adecua a lo que detecte en cada momento. Si hay habitantes, humo en la cocina, etc. Por lo que su consumo siempre se equipara y es moderado.

¿Por qué decidirse a instalar esta modalidad de ventilación?

Porque, también, entre sus numerosas cualidades se encuentra su silencioso modo de trabajo. El cual permite depurar las habitaciones de nuestra casa, sin que apenas lo percibamos o escuchemos. A su vez, los certificados energéticos que avalan la calidad de la vivienda apoyan su uso para un mejor hermetismo del inmueble y finalmente un adecuado aprovechamiento de la temperatura, tanto en verano como en invierno.

Con este tipo de mejora, nuestra vivienda consumirá menos energía y reducirá las emisiones nocivas al ozono, puesto que la temperatura estará sujeta a un uso responsable, económico y siempre favorable. De este modo es posible “ahorrar”, en cierta medida, en calefacción o aire acondicionado.

De cara a una ITE (Inspección Técnica de Edificios), donde los sistemas de ventilación mecánica serían una mejora notable, también se debe regular con más normativas. CTE (el Códgio Técnico de la Edificación) y RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios).

En términos generales, lo que se pretende al usar estos mecanismos es que la temperatura del inmueble sea lo más estable o media posible, ni muy húmeda, ni tampoco excesivamente seca. Además, es aconsejable que se revise su adecuado funcionamiento contratando los servicios de las empresas especializadas en estos sistemas. Es mejor la mano de un experto en estos casos.

Disfrutar de un adecuado sistema de ventilación mecánica es, además de recomendable y próspero para el medio ambiente, ideal para los habitantes de estos espacios que ven cómo la calidad del aire influye positivamente en el desarrollo de su vida cotidiana.

Esta mejora de la vivienda, aunque aún es muy novedosa, se está instaurando con fuerza por todas las ventajas que conlleva a los clientes y a las casas.

En resumen, la ventilación mecánica es una buena opción si se quiere dar un salto de calidad de vida y, a la larga, también repercute favorablemente en nuestro bolsillo. Puesto que significa disfrutar de la energía y calor necesarios para un correcto disfrute de cada habitáculo.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia en nuestro sitio web.

× ¿Necesitas ayuda? Available from 08:00 to 19:00