Categorías
Blog

La importancia de sistemas de ventilación adecuados en residencias de ancianos

Existen edificios y locales que, por sus ocupantes, tienen unas necesidades en sus sistemas de ventilación muy características. Es el caso de las residencias de ancianos, que deben de favorecer la sensación de hogar, reducir la contaminación interior y evitar cambios bruscos de temperatura.

Encontramos una legislación, el RITE (Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios), que dispone todo lo relativo al diseño e instalación de la climatización de estos edificios. Estas normativas que pueden cumplirse con sistemas de ventilación con recuperación, aportando el máximo bienestar y confort térmico a sus habitantes.

El RITE establece una escala según la funcionalidad de cada edificio, que debe alcanzarse para poder operar con normalidad. La categoría del IDA (Calidad del Aire Interior) será IDA 1 para hospitales, laboratorios y guarderías, con aire de óptima calidad. Las residencias de ancianos, en este caso, se encontrarían en IDA 2, buena calidad del aire, junto a museos, piscinas, oficinas o aulas de enseñanza.

Los sistemas de ventilación más adecuados para residencias de ancianos

Más allá de cumplir con las normativas, un centro geriátrico debe proporcionar a las personas mayores un ambiente de confort y salubridad. Diseñar el sistema de ventilación de estos lugares debe tener como objetivo el ayudar a estas personas a mejorar su sensación dentro del edificio.

Diferentes estudios han confirmado que la climatización y la arquitectura son grandes generadores de bienestar en las residencias de ancianos. Contar con sistemas de ventilación adecuados hará que experimenten una sensación hogareña y acogedora en estos centros.

Un buen ejemplo de sistema de ventilación que mejora la estancia en residencias de anciano es aquel que integra emisores de climatización con funcionamiento híbrido. Una bomba de aire – agua que se regula de forma automática e individual para emitir frío o calor según sea necesario.

Otra opción viable puede ser la utilización de radiadores de calefacción y refresco en estas residencias geriátricas. Además de aportar calor en invierno, reducen la temperatura en verano a contar con una instalación por encima del punto de rocío (aproximadamente 16º C).

Por último, existe la posibilidad de establecer emisores de tipo fancoil, que también se mueven entre el frío y el calor de una residencia de ancianos. La temperatura de agua sobre la que funcionan está entre 7º C y 16ºC, siendo esta la más recomendable para evitar la sensación de frío. Además, gracias a esta temperatura en el sistema de ventilación, se puede ahorrar hasta un 25% de la energía al no producirse condensación.

Lo más recomendable es optar por una solución que disponga de una climatización adecuada para todo el año. Con sistemas de ventilación así, se garantiza que la calidad del aire sea siempre óptima y la comodidad máxima, y que las residencias de ancianos se perciban como un verdadero hogar. Además, la factura energética agradecerá este cambio.

Como habrás visto, con los equipos y sistemas de ventilación aquí mencionados puedes mantener la temperatura de la residencia de ancianos más o menos constante en el tiempo. Se aporta así un ambiente cálido en los meses de invierno y dar un poco de frescor en verano, creando un entorno ideal para todos. Para cualquier duda, puedes ponerte en contacto con Air – in y te asesoraremos para mejorar tu proyecto.

Categorías
Blog

Tipos de aireadores de admisión

Dentro de un sistema de ventilación, los aireadores de admisión son una pieza fundamental. Son el elemento que permite la entrada de aire del aire exterior en un caudal suficiente para garantizar una correcta renovación del aire interior, pero impidiendo a la vez el paso de polvo, agua o polen.

Los aireadores de admisión trabajan en combinación con un sistema de extracción que debe estar colocado en una de las estancias húmedas de la casa. En lo que respecta a los tipos que existen, puede haber diferentes formas de diferenciarlos, según su forma de funcionamiento y según el lugar de la instalación.

Aireadores según su forma de funcionamiento

Aunque la base del funcionamiento de los aireadores de admisión sea la misma, estos se pueden distinguir según la manera en la que el caudal de aire entra en el interior del inmueble. En este sentido, hay dos formas de diferenciarlos:

Aireadores autorregulables: en ellos el caudal del aire se mantiene en todo momento constante. En su interior llevan una pieza flexible que evita que en condiciones de viento o corrientes haya variaciones bruscas en ese caudal.

Aireadores higrorregulables: la diferencia es que estos dispositivos facilitan la renovación del aire estableciendo un caudal regulable que dependerá de la humedad interior. Si es muy elevada, permiten una mayor entrada y reducen el caudal cuando esa humedad es baja. Con ello se consigue un mayor confort y una mayor eficiencia energética.

Junto a estos dos tipos de aireadores de admisión habría que mencionar aquellos que son fijos, es decir, que permiten la entrada de aire al interior, pero si ningún tipo de regulación ni de control.

Aireadores de admisión según el lugar de instalación

Los aireadores de admisión se pueden instalar en distintos elementos del inmueble, lo que va a determinar las características particulares de cada uno de ellos. En este sentido, cabría mencionar dos tipos diferentes.

El primero lo constituyen aquellos que se colocan en el muro de la fachada. Son dispositivos de muy bajo impacto visual que, además, llevan silenciadores acústicos para evitar que el ruido exterior penetre en la estancia.

El segundo tipo de aireadores de admisión serían los que se instalan en carpinterías o en persianas. En este apartado, existen aparatos muy diferentes para poder adaptarse sin problemas a todo tipo de circunstancias.

De esta forma, hay aireadores de admisión especialmente diseñados para su colocación en el interior de persianas con muy poco espacio interior. También los hay específicos para carpinterías monoblock o para colocar en el dintel de la ventana o sobre la caja de la persiana.

Son aireadores de admisión que se colocan en horizontal, pero también los hay diseñados para poderse instalar en vertical. Estos se colocan entre el marco y el premarco de las ventanas o en la guía de las persianas y funcionan con la misma eficiencia tanto con ellas subidas como bajadas.

System-air, especialistas en ventilación

En System-air estamos especializados en el desarrollo y fabricación de los más avanzados productos para ventilación. Por eso, en nuestros aireadores de admisión se cuida cada detalle para conseguir no solo un óptimo funcionamiento, sino una perfecta integración a nivel estético.

De esta forma, son aireadores de admisión con características diferentes en dimensiones o posiciones para regular el caudal. No solo eso, sino que se suministran en acabados muy variados. Además, llevan materiales fonoabsorbentes para no tener que renunciar al aislamiento acústico.

En definitiva, los aireadores de admisión de System-air proporcionan mucho más que una adecuada ventilación y una renovación del aire. También contribuyen a mejorar el confort y los niveles de eficiencia energética en aquellos inmuebles en los que se instalan.

Categorías
Blog

Causas por las cuales nuestra casa puede oler mal

¿De dónde viene ese mal olor? Por mucho que intentamos identificar de dónde procede, si hay algún alimento podrido en la cocina o cualquier otro elemento por toda la casa, los olores no se van. Esto puede tener distintas causas y es que nuestro hogar puede oler mal por determinadas razones que ni siquiera nos llegamos a imaginar. Por eso, hoy hemos hecho una selección de algunas posibles causas.

El sistema de ventilación está obstruido

Ventilar la casa, y determinadas zonas como el baño, es fundamental para evitar que esta pueda oler mal. Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta de que el sistema de ventilación puede estar obstruido. Cuando no hay ventanas en los baños o las de la casa no permiten que esta se airee adecuadamente, conviene mejorar el sistema de ventilación y comprobar que el que ya está instalado funciona bien.

Las estancias tienen el aire viciado

¿Reconoces esa sensación de entrar en la habitación o en la sala de estar y notar que el aire está como viciado? Pues esta puede ser otra causa por la que la casa puede oler mal. La mejor solución en estas situaciones es revisar la ventilación e, incluso, instalar aireadores de ventanas y de puertas. Funcionan muy bien, renuevan el aire de cada estancia y evitan que ese aire viciado genere olores desagradables.

Puede que las cañerías estén sucias

Otro motivo por los que nuestra casa puede oler mal puede tener que ver con las cañerías. Cuando están sucias, el mal olor se extiende por toda la casa sin que podamos hacer nada. Es cierto que una adecuada ventilación ayuda a que el problema no sea tan notorio, sin embargo, tarde o temprano va a ser necesario limpiarlas. En cuanto lo hagamos, el aire volverá a ser fresco, sano y sin olores de ningún tipo.

El moho puede oler mal

La humedad que se instala en nuestro hogar tiene mucho que ver con un sistema de ventilación deficiente. Por eso, lo primero que debemos hacer es mejorarlo. En cuanto lo hagamos, habrá que identificar las estancias que presentan humedad porque es probable que ya haya salido algo de moho. Esto es lo que hace a nuestra casa oler mal. En cuanto lo eliminemos, y con la ventilación óptima, este problema desaparecerá.

Los cubos de basura desprenden olores

Otra de las razones por las que nuestra casa puede oler mal quizás tenga que ver con los cubos de basura. A veces, creemos que por cambiar las bolsas todo está ya solucionado, pero en realidad esto no es así. Si acercamos nuestra nariz a los cubos descubriremos que desprenden olores muy desagradables. La manera de poder hacerles frente es lavándolos con agua, jabón y una esponja. Esto será suficiente.

Comida en mal estado

¿Hay tomates en mal estado en la nevera? ¿Algún trozo de fruta en un rincón del que nos hemos olvidado? Revisar esto va a ser importante si a pesar de haber resuelto todo lo anterior, nuestra casa sigue oliendo mal. A veces, hay pequeños trozos de comida de los que no nos damos cuenta y que pueden hacer oler mal nuestro hogar. Por ello, puede que sea el momento de que hagamos una revisión y limpieza a fondo.

En System Air-In ayudamos a mejorar el sistema de ventilación de las casas para evitar todas las causas que pueden hacer oler mal las estancias. Contamos con aireadores de puertas y ventanas, así como sistemas de ventilación que cumplen con la normativa vigente. Los malos olores en los hogares  pueden hacer que estar dentro de casa sea sumamente incómodo. Afortunadamente, podemos acabar con esto.

Categorías
Sin categoría

Qué dice la Normativa HS3 sobre ventilación

Una ventilación adecuada es algo muy importante para tener espacios saludables. La calidad del aire ayuda a cuidar de la salud en hogares y espacios públicos. En la actualidad se ha revelado como una de las herramientas más importantes, por ejemplo, para evitar contagios.

Por estas razones, el actual Código Técnico de Edificación (CTE) cuenta con un documento básico relativo a la ventilación denominado HS3. En él se recoge la normativa sobre la construcción de edificios que afecta a este punto estableciendo obligaciones que se deben cumplir. El objetivo es conseguir una calidad de aire interior que sea suficiente.

En concreto, la base de la normativa HS3 se encuentra en la necesidad de la existencia de ventilación en los edificios. Para ello se hace necesario una instalación que puede ser mecánica o híbrida (que también contenga sistemas de ventilación natural).

También se establecen como debe ser el sentido de la ventilación. La normativa HS3 señala que debe dirigirse de los espacios secos a los húmedos. Esto tiene su sentido si se quiere evitar repartir la humedad por todos los lugares.

Para ello se establece, por ejemplo, que las aberturas de admisión de aires deben estar localizadas en comedores, los dormitorios y las salas de estar. Los de extracción se deberán colocar en cocinas, cuartos de baño y aseos.

También se señala que ciertos espacios siempre deberán contar con un sistema de ventilación complementario natural. Así, la normativa HS3 señala que los salones, dormitorios y cocinas deben tener una ventana al exterior o una puerta practicable. Por supuesto, también hace mención al sistema de extracción que se debe colocar en las cocinas.

La norma no sólo se refiere a viviendas, si no que establece cómo debe ser la ventilación en otros espacios como trasteros, almacenes de residuos y aparcamientos o garajes. Para todos ellos establece de manera clara en qué consiste un sistema de ventilación natural (que debe estar conectado directamente al exterior) de un sistema de ventilación mecánica.

En este último caso deberá estar conectado a un sistema de extracción que sea totalmente independiente y que consiga ofrecer la calidad de aire necesaria.

Otros puntos interesantes de la normativa HS3

En la normativa HS3 se establecen todas las especificaciones sobre las dimensiones y distancias de colocación de aberturas. Merece especial atención la mención que se hace a los aireadores. Se admiten como aberturas de admisión siempre que cumplan con las condiciones de permeabilidad establecidas en la UNE EN 12207:2017.

Uno de los principales cambios que se han presentado en la normativa HS3 se refiere al caudal de admisión de aire en la ventilación. Ha quedado de la siguiente manera:

8 l/s por cada ocupante si solo hay un dormitorio en la vivienda.

8 l/s por cada ocupante en el dormitorio principal de una casa con varios dormitorios.

4 l/s por cada ocupante en dormitorios secundarios.

6 l/s (21,6 m3/h) por cada ocupante en salas de estar y en los comedores de casas con un dormitorio.

8 l/s (28,8 m3/h) por cada ocupante en salas de estar y en los comedores de casas con dos dormitorios.

10 l/s (36,0 m3/h) por cada ocupante en salas de estar y en los comedores de casas con tres dormitorios o más.

Además, se pueden encontrar muchas más especificaciones en cuanto a los conductos de admisión y extracción. En concreto se señala que deben ser practicables y que sus acabados deben dificultar la acumulación de suciedad. Además, es importante que no tengan obstáculos en todo su recorrido.

En Air-in te ayudamos a conseguir la ventilación que necesitas para tu hogar o cualquier espacio. Nuestros profesionales te ayudarán a cumplir con las especificaciones de la normativa HS3 del CTE. Contacta ya con nosotros para recibir más información.